23 ago. 2016

9 ago. 2016

Mau de las nubes

Hace un par de entradas atrás volví a escribir sobre Mr. Big. Mi amor de verano si contamos con que en este país siempre es verano. Yo siempre lo quiero. Desde que yo era solo una niña boba impresionada por él. Hasta hoy que la vida me ha pasado por las piedras, todavía...

Las noticias de esta semana no pintan bien para los negocios del aire. Este verano varias personas, incluyendo niños, han perdido la vida por ese afán que tenemos los humanos de ser aves. Un accidente de globo aerostático le cegó la vida a un grupo de 16 personas, incluyendo una pareja de recién casados. Un accidente le robó la suya a 2 jovencitos de 18 años en su primer salto desde un avión con paracaídas que nunca se abrieron. Y ayer, un niñito murió decapitado en Kansas en lo que el libro Guinness de Records mundiales ha calificado como el tobogan de agua más alto del mundo...

Por qué queremos ser aves? Por qué queremos retar nuestras limitaciones de esa manera tan nefasta. Es un esfuerzo subir, y al bajar no nos espera nada más que canserbero. Entonces, para qué subir?????


Pero quien quiere estar abajo?

Ciertamente no Mr. Big, o yo. Hace un mes me contactó para pedirme que habláramos. Yo accedí. Ahora estamos volando alto, haciendo planes, disfrutando de nuestra compañía. Entre esos planes, está casarnos en Noviembre. Tres meses. De miedo. Cuando empiezo a descender él activa el mechero...

Una vez rompí con él porque no tenía fe en nuestra relación. Todavía hoy, en medio de los planes no hago si no mirar hacia el suelo, a donde vamos a morir si no nos bajamos de esta altura ahora mismo... 

26 jul. 2016

Esas cosas

Si quise decirte esas cosas es porque no me parece justo dejarte detener tu vida... pss ni siquiera seguirla por mi. Decirte todos esas cosas ha sido mejor que ir a terapia. He descubierto que si no puedo dormir  no es porque necesito pastillas si no porque el tiempo es contado y los segundos que me das me estan hechizados...

Pero te dije esas cosas... y ahora?

25 jun. 2016

Gris

Algunos dirán, por qué seguir buscando si este te ama?


Este me ama, pero no en blanco
Y me odia, pero no en negro
No puede vivir sin tocar mi cabello, pero vive...

Es todo tan cordial frente a los otros que a veces se me olvida que yo soy la unica que lo droga con besos.

Este ama en gris. Con puñaladas retrospectivas. Este me odia en gris, con el pecho tamborileando mientras baila conmigo, sin musica y a oscuras en la cocina.

Es todo tan cordial entre nosotros que me ha sentado en sus piernas y entre besos me ha dicho que ya no confía en mí. De eso se trata su amor gris...

20 jun. 2016

Amor al dinero

Ya es hora de cubrirte mis arañazos con tela corporativa. Te desprendes los besos de tus ojos porque la zalamería no es técnica. Te giras y me miras, casi me das un apretón de mano, como cerrando el trato de un fin de semana desalineado.

Tus manos pasan a ser herramientas de trabajo. Ya no son suaves, ahora son ágiles. Tu cabeza ya no se usa para reir, ahora es solo data. Tu pecho no te motoriza hacia mi. Al menos por los siguientes 5 dias de la semana...

...Tu amor es para el dinero...

14 jun. 2016

Todo por el salario...

Una vez me quise morir, ahora no quiero dejarme matar y ando por la ciudad con la cartera en un abrazo de oso y el dinero en los calcetines. Le pago al del café descaradamente con los billetes hediondos  y me busco entre las tetas el encendedor para prender el cigarro que no debería estar fumando por cuestiones de salud. Lo termino para subirme al metro tratando siempre de pescar al cesmet mirándome el culo, de montarme en el vagón mas vacío y de mantener la cartera siempre en ese abrazo de oso hasta llegar al destino y bajar por la escalera llena de gente - que fastidio! sin detenerme a pensar que yo también soy gente y que también soy un fastidio para los otros.

Ya se ha hecho oscuro y tengo que decidir si irme en motor y morir atracada o atropellada; si irme en taxi y que me secuestren y me violen o maten o que se yo, o si sentarme a esperar que pase la nube de Goku. Llego a casita, mas o menos a las 7:30, dejo los zapatos donde caigan y me encuentro a mi pequeño batallando con un juego del iPad, le ayudo, porque me paga con la sonrisa mas inmensa del mundo y se vuelve al sofá como si no existiera.