9 nov. 2016

Crepúsculo

Es toda su cara, en la sombra, pero al resplandor de la luz que se cuela por las hojas. Hace, qué? dos días hablabamos de, qué pasó, como acabamos cada uno con en el corazón del otro, y cuando nos cansamos de buscar una explicación celebramos con café y cigarro el compromiso de querernos hasta que el otro se aburra de sostenerlo.

Me asaltó una carcajada incontrolable. No llegué a explicar por qué antes de que se le contagiara. Mas tarde se exaspera, se cruza los brazos frente al pecho con los ojos fijos en mí esperando que me calme para que le diga de qué me rio...

De mi y del dolor que está a punto de sucederme porque la luz que rebota en su cara es lo unico que quiero ver, de ahora en adelante...

2 nov. 2016

40 Papas

Momo estiró sus piernitas tanto como pudo al llegar al supermercado, tirando de mi brazo. Yo estoy segura, que en su cerebrito de 3 y medio el cree que el super es una gran despensa que mami y papi encubren.

Mi consternación es que para llegar hasta el pasillo de las verduras tenemos que pasar las frituras, jugos, dulces, galletas... todo planeado, me imagino. Yo haría lo mismo si fuera dueña de tienda. Pero en nuestro esfuerzo de educar al Momo para que sepa de adulto que las cosas tienen valor, le hacemos escoger sólo un antojo.

Llora, sin lágrimas el muy pelmazo. Patea el suelo como si quisiera provocar un terremoto. Quiere soltar mi mano y volver por más galletas y yo la sujeto fuerte, hasta que me doy cuenta de que le hago daño.

De que le estoy negando algo que le hace feliz, y es muy confuso para él.

Así que me detengo. Le abrazo pero me rechaza, le hablo y mis palabras se diluyen como veneno en el té. Su papá carga hacia él, y yo sé, que yo he sido Momo antes, sé lo que necesita. Sustituir las cosas que ama por más cosas que ama, no golpes. Lo protejo, estamos todos cansados, queremos llegar a casa y esas galletas tentadoras, ay Momo! debería poder ser que te las compremos todas, pero yo quiero que seas un adulto equilibrado.

Así que me agacho hasta su altura y le pido que me ayude a contar papas. Sabe contar hasta 40 en dos idiomas mi pequeño Atila. Su vocesita cambia, se vuelve dulce. Su cerebrito se concentra en los números, las papas, y me lo imagino, "qué divertido está esto, mami!" Su papá se relaja, va por huevos? Momo y yo estamos en la burbuja de amor, contando papas hasta el 40.

Ah, pero, nada es perfecto, y a parte de salir por el almacén, no hay otra forma de salir del supermercado si no pasando mil antojos más. Y esta vez peor, parados en la caja, esperando nuestro turno, la gran despensa que mami y papi esconden está al descubierto. No para de patalear hasta que llega a casa donde le ofrezco un caramelo de fresa **strawberry* -Fresa- Strawberryyyyy.

Muñequito le palmea la cabeza desordenandole los cabellos y le dice en español que tiene suerte de tener una madre que lo ame tanto. La suerte es mía, y el honor es mío. 

Yo sé que no vas a recordar esto, pero yo lo guardaré en corazón para siempre. Quizás no llegue a verte de adulto. Ojalá lo que te he enseñado y el amor que compartimos te sirva de algo en este mundo tan frío.


1 nov. 2016

Las mismas personas que estudian por años para ayudar parecen sorprendidos cuando pides que te ayuden a entender por qué es tan fácil para los demás vivir esta porquería cuando para tí es como nadar en alquitrán.

Debiste poner atención en clase...

Porque no vengo para que las ruecas del sistema del seguro de salud se activen. Mientras tu pasas paginas a la izquierda buscando la respuesta a mi pregunta a mi se me acaban los conejos. Si escuchaste algo en clase, hoy es el día de ponerlo en práctica, y todo lo que tienes para decirme es que respire. Para qué te pasaste todos esos años en una butaca, flaquita?

28 oct. 2016

Qué si la loca pastillada no está muerta y anda por ahí esperando a que me relaje un poco para resurgir?

Es que ya la siento...

8 oct. 2016

Un boleto de ida y vuelta

No creo nunca haber sido correspondida en la vida. Me refiero a que mis sentimientos nunca se han visto en el espejo. Cuando me vuelco en una relación recibo algunos solo palazos y estoy segura de que en alguna madrugada he abandonado la cama de alguien que quería conservarme para siempre.

Pero honestamente creo que ha sido mi culpa. Es la forma en que lo veo. Siempre he visto las relaciones duraderas como un boleto de ida y vuelta y está mal! Si lo hubiera pensado bien hubiera comprado dos....

28 sept. 2016

He estado mil veces en este lugar. El limbo emocional. Estoy en familia aquí, puedo subir los pies en la mesa del café.

Voy a tratar de explicarlo, es dificil de poner en palabras, pero aca voy:

Se siente como si debiera estar sintiendo algo, pero no siento nada. Me pasa regularmente cuando no entiendo por qué pasan las cosas, mi cerebro simplemente deja de tratar de analizar y simplemente acepta. 

Se supone que debería estar desilusionada porque el amor de mi vida tiende a ser más como un brochazo de pintura barata. Desde que pasa la primera tormenta se va. Pero yo estoy ocupada con la universidad y el trabajo, el hijo, la dieta... que aún no he caido en cuenta que tengo el corazón roto...