17 sept. 2015

El hecho de que me invitara ella a esa casa, decía mucho. Pero no me precipité a conclusiones. Acepté un café que me sirvió la taza de vidrio, con grabado en relieve de rosas, completamente transparente al que, sin ella saber, yo ya estaba acostumbrada...

-Está muy rico. Es nuez moscada?
-Como supiste?

Me acercó una bandeja de alfajores, que yo rechacé para evitarme el típico "tienes que adelgazar" que parece suprimirse si luego de decir hola digo también ESTOY A DIETA. Me preguntó por mi hijo, le dije que estaba bien. Me preguntó por la escuela, le dije que mal. Me recomendó que no la dejara como ella, que ahora se arrepiente y le prometí que me graduaría. 

-Sabes que te quiero como a una madre...

A pesar de que sería imposible... porque la ex esposa de mi novio me lleva 11 años, pero es baja y flaquita. Yo soy quien parece su mamá.

Una vez finalizado el café (que se lo agradezco, para evitar que me cayera mal después de la conversación) me dijo que necesitaba mi ayuda para descubrir quién se está acostando con su ex marido. Me dijo que todos sus esfuerzos por recuperarlo se ven frustrados porque el parece estar dedicado a ella.

-Confío en tu discreción- me dijo cuando oyó la puerta. Mi novio llegando del trabajo...

No hay comentarios: