8 may. 2015

Excepto que tu eres un huevo hervido

La moderadora me llamó a su oficina para fijar los términos de mi abandono de la terapia...

-Esto es un tratamiento voluntario y gratis- me dijo deslizando sobre el escritorio un documento escrito en letras pequeñas, innecesariamente, porque solo ocupaba la mitad del papel y sembrándole un lapicero barato encima. Y yo, receptiva ante su enojo, le agradecí su cuidado y procedí a firmar sin leer.

-Recuerde lo que me dijo sobre cómo los pollitos escapan del cascaron y nunca mas vuelven a él. Así me siento, siento que estoy liberada de mi problema.- Le dije inocente.

-Muy bien Bárbara, excepto que tu eres un huevo hervido. Buenas tardes.

Y con rabia me extendió la mano que yo estreché...

1 comentario:

Denisse dijo...

Qué? Osea, cómo su enojo te iba a persuadir de quedarte en la terapia en caso de que de verdad fueras un huevo hervido!?

No entiendo. Lo bueno que al final ya habias tomado tu propia decisión.

Saludos! :)